EL AMOR ES LA DESCRIPCIÓN MÁS SENCILLA DE LA MADUREZ

 



1 Corintios 13:4-5


INTRODUCCIÓN

El amor es la descripción más sencilla del carácter de Dios. “Dios es amor” 1 Jn. 4:16 y por tanto debe ser la más sencilla y profunda descripción del carácter cristiano.

El amor escaseaba en Corinto, los dones espirituales estaban presentes, la doctrina correcta también se hallaba presente en su mayor parte; pero sin embargo el amor estaba ausente. Es más fácil ser ortodoxo (muy apegado a lo establecido) que amoroso y es más fácil ser activo en la obra (ministerio) que ser amoroso. Pero la característica distintiva que Dios espera de su pueblo es sin duda el amor. El diablo se opondrá siempre a la manifestación del amor en la iglesia.

El capítulo 13 lo encontramos entre el 12 que nos habla de los distintos dones espirituales que operan en la iglesia y el 14 que nos habla del uso de los mismos en medio de la iglesia; pero este uso correcto no puede darse sin los motivos y la atmósfera correcta.

El uso de los dones en la esfera del amor, es solo un ejemplo de un creyente maduro obrando y sirviendo en medio del pueblo de Dios.
El amor es más excelente que sentirse inferior y resentido porque usted no tenga los que parecen ser los dones más importantes y vistosos, es también más excelente que sentirse superior e independiente porque tiene dichos dones. Y es más excelente que tratar de ejercer los dones espirituales con tus propios recursos, mediante el poder de la carne que el del Espíritu, y para propósitos egoístas más que para los de Dios.

Los cristianos corintios no estaban mostrando un carácter maduro. Eran egoístas, engreídos, obstinados, motivados por si mismos, y haciendo todo lo que podían para promover sus propios intereses y bienestar. Todo lo que hacían lo hacían por su propio beneficio con poca o nada consideración por lo de otros. Los corintios no carecían de ningún don pero eran muy faltos de fruto espiritual porque carecían de madurez espiritual.

Alan Redpath cuenta acerca de una mujer joven que acudió a su pastor desesperada y abatida. Le dijo: hay un hombre que me dice que está tan enamorado de mi que está dispuesto a matarse sino me caso con él. ¿Qué debo hacer? Nada Contestó el pastor. Ese hombre no te ama de verdad, solo se ama a sí mismo, esa amenaza no es amor, es egoísmo.

En los versículos 4 y 5 encontramos la descripción más completa de lo que es el amor. Veamos las características del amor “agape” (el amor que se da a si mismo, que ama sin demandar nada, amor que está más interesado en dar que en recibir):

Cristo es el modelo es este amor, él lo mostró en su vida práctica.

EL AMOR ES SUFRIDO

La práctica del amor comienza siendo sufrido o paciente. Literalmente “saber soportar” (makrothumeo). Esta palabra es común en el NT si se usa casi exclusivamente de ser pacientes con las personas más que con las circunstancias.
La paciencia del amor es la habilidad de ser molestado y que una persona se aproveche de nosotros una y otra vez y , no obstante, no estar ofendido o enojado.

El amor paciente no es vengativo.
“Esa palabra se aplica a una persona que es tratada mal y que tiene la posibilidad en su mano de vengarse, pero nunca lo hace” Crisóstomo
En el mundo en cambio, la venganza se considera normalmente como una virtud. La inclinación del mundo siempre ha sido de tener por héroes a aquellos que defienden sus derechos por encima de cualquier cosa y además no se dejan pisotear.
El cristiano que actúa como Cristo nunca se venga por haber sido perjudicado, insultado o abusado, se niega a pagar mal por mal (Ro. 12:17), si lo golpean en la mejilla derecha, pondrá también la izquierda (Mat. 5:39)

El amor paciente es tolerante. Robert Ingersoll, el bien conocido ateísta del siglo XIX, acostumbraba a menudo a pararse en medio de sus conferencias en contra de Dios y decir: “le doy a Dios cinco minutos para que me mate por las cosas que he dicho”. Luego, usaba el hecho de que Dios no lo había matado como prueba de que no existía.

Theodoro Parker dijo acerca de la afirmación de Ingersoll: “¿piensa ese caballero que va a agotar la paciencia del Dios eterno en cinco minutos?

Desde que Adán y Eva lo desobedecieron por primera vez, Dios ha sido continuamente maltratado y rechazado por aquellos que hizo a su imagen y semejanza, fue rechazado y despreciado por su propio pueblo escogido, por quienes dio la revelación de su Palabra (Ro. 3:2). No obstante, a lo largo de miles de años, el Dios eterno ha sido eternamente paciente. Si el creador santo es tan infinitamente paciente con sus criaturas tan rebeldes, ¿no deberíamos ser nosotros también pacientes unos con otros?

El amor paciente siempre gana. Uno de los enemigos políticos de Abraham Lincoln fue Edwin M Stanton. Llamó a Lincoln “un pequeño payaso ingenioso” y “el gorila original” “es ridículo que la gente se vaya a África para ver a un gorila”, decía él, “cuando pueden encontrar fácilmente uno en Springfield, Illinois”. Lincoln nunca respondió a esta difamación, pero cuando, como presidente necesitó a un Ministro de Defensa, eligió a Stanton. Cuando sus asombrados amigos le preguntaron por qué, Lincoln respondió: “porque él es el mejor para ese puesto” Años más tarde, cuando el asesinado presidente yacía en su ataúd, Stanton miró y dijo entre lágrimas: “aquí tenemos al mejor gobernante que jamás ha tenido el mundo”. Su animosidad y beligerancia fue al fin vencida por el espíritu paciente, de no represalias, de Lincoln, el amor paciente había triunfado.

Dios es el ejemplo supremo de paciencia. es el amor paciente de Dios lo que evita que el mundo sea destruido. Es su paciencia lo que permite que los hombres puedan ser salvos (2 Pe.3:9). Cuando Jesús estaba muriendo en la cruz, rechazado por lo que había venido a salvar, él oró: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Lu.23:34
EL AMOR ES BENIGNO
La palabra es “chresteuomai” significa ser útil, servicial, afable. Es una buena voluntad activa. Es decir que busca continuamente el bienestar de los demás. Es no solo sentirse generoso sino ser generoso. Es no solo deseas el bienestar de otros sino trabajar activa y continuamente por el bienestar de otros.

Benignidad es bondad, así como la paciencia no tomará nada de otro, la benignidad lo dará todo a los demás, incluso a los enemigos. Ser benigno es el complemento de ser sufrido.

Para los corintios, la benignidad significó abandonar sus actitudes egoístas, celosas, maliciosas y orgullosas y adoptar un espíritu de bondad. Eso iba a permitir que sus dones espirituales fueran puestos al servicio de los demás, para buscar la edificación de los hermanos, en vez de su propia promoción y exhibicionismo.

El amor benigno es bondadoso aún con los enemigos.
Las condiciones tan duras de un mundo malo ofrecen al amor casi posibilidades ilimitadas para ejercer esa clase de bondad.

Cuando Jesús mandó a sus discípulos (nos incluía a nosotros) que amaran a sus enemigos, no quiso decir que simplemente se sintieran amables hacia ellos, sino que fueran amables con ellos. Ver Mateo 5:40,41

El primer lugar para Mostrar la benignidad es el hogar
La primera prueba de la benignidad cristiana, y la primera prueba del amor, está en el hogar. El esposo es benigno para con su esposa e hijos. Los hermanos y hermanas cristianos son benignos unos hacia otros y con sus padres. Tienen más que sentimientos o palabras amables, son activos en hacer cosas bondadosas unos con los otros.

Lo mismo debemos hacer en la iglesia. Es un lugar donde debemos practicar la benignidad para con los hermanos y hermanas en Cristo.
Gálatas 6:10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Dios es el modelo supremo de bondad.

* Su trato con el incrédulo. Bendiciéndoles, dándoles cosas buenas a todos los hombres.


Mateo 5:45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

* Enviando a Su Hijo


Tito 3:4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, 5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

* Usando su poder y las circunstancias “actos de bondad” para llevarnos a un arrepentimiento. Ro 2:4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?
* Los cristianos hemos saboreado su benignidad.


1 Pe.2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor.

CONCLUSIÓN IRE A LA IGLESIA


Por Noël Piper

Dick era un estudiante universitario quien había escuchado acerca de Dios, pero nunca se había puesto a pensar que el tenía una verdadera necesidad de Dios – hasta que un día…

El se dirigía hacia una muy importante entrevista de trabajo y su carro se detuvo. Se dirigió hacia fuera de la carretera y trató de encender el carro. Nada. Espero unos cuantos minutos y volvió a intentarlo. Nada. ¿Qué iba ha hacer ahora? Ya casi iba tarde y el tenía que llegar a esta reunión a tiempo.

El sabía que sólo había una única manera de obtener ayuda. El oró. “Dios, si puedes hacer que llegue a mi entrevista a tiempo, iré a la iglesia el domingo.” El le dio vuelta a la llave, y ¡el carro encendió inmediatamente!

El estaba acostumbrado a levantarse tarde los domingos en la mañana. Pero el siguiente domingo, se levanto temprano por alguna razón. Y se acordó de su promesa a Dios. Salió de la cama y se vistió, pero no tenía ni una tan sola idea de donde encontrar una iglesia. Así que salió del dormitorio y comenzó a caminar por la calle, pensando en que solamente caminaría hasta encontrar una.

Después de unas cuantas cuadras, vio el edificio de una iglesia. Leyó el nombre en el rótulo, pero no sabía mucho acerca de grupos religiosos. Así que no se dio cuenta que ese grupo tenía sus cultos los sábados, no los domingos. Así que, cuando entró por la puerta delantera y encontró una gente reunida, no sabía que debía de haberse sorprendido de que alguien estuviera allí el domingo.

La congregación era una iglesia que alquilaba el edificio los sábados. Le dieron la bienvenida a Dick, y después de algunas semanas, el se convirtió al Señor por la influencia y el testimonio de los creyentes de esa localidad.

No fue un accidente que el carro de Dick, se detuviera y que no pudiera arrancar hasta que el oró. No fue un accidente que el prometió a Dios que iría a la iglesia. No fue un accidente que el se levantara temprano en un domingo y que se recordara de su promesa a Dios. No fue un accidente que el encontrara una iglesia. No fue un accidente que creyentes fieles estuvieran allí en un domingo, aún cuando era un edificio de un grupo que se reunía los sábados. No fue un accidente de que Dick se convirtiera – Dios estaba buscándolo y salvándolo.

(Sugerencia: Pregúntale a algunos adultos como Dios obró en sus vidas para convertirlos.)

*

La Cruz nos recuerda el amor que es sufrido “paciente”
*

La cruz nos recuerda el amor que es benigno “bueno”
*

Nuestra conversión nos recuerda al Dios que nos esperó y que en su bondad nos guió para que pudiéramos ser salvos. Salió a nuestro encuentro.

predica por: iglesia oasis texis:.

Contacto

::VICTORLINARES::

daddylinares_16@yahoo.com

Buscar en el sitio

Novedades

05.03.2011 18:45

SOBRE EL PAPA

¡Indignante! El Papa dice que la violación de niños no es tan malo, era normal en su época Jue, 23 Dic 2010 06:03 CST Belfast Telegraph Traducción Trinity a Tierra       © Desconocido ¿El final de la Iglesia Católica? Lamentablemente no, visto que muchos de sus miembros con...

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons m@®©ãǿ►ðȅtǭǹȁðǿr◄©  https://www.facebook.com/SIERVITO94

Haz tu página web gratisWebnode

https://www.facebook.com/SIERVITO94